LA BOMBA ATOMICA.

La explosión de una bomba atómica es un fenómeno físico que se basa en la transformación de la masa en energía según la famosa ecuación deducida por Albert Einstein: .

La suma de las masas de los átomos iniciales implicados en la reacción nuclear varía reduciéndose ésta, al ser menor la masa del átomo final, convirtiéndose la diferencia en energía.

En todas estas bombas se libera una ingente cantidad de energía en forma de calor y radiación de todas las longitudes de onda. Como consecuencia, se producen procesos convectivos en el aire y la materia sólida (polvo) del suelo se levanta en las proximidades de la explosión. Una explosión de 20 megatones aras del suelo produciría un cráter de 183m.

Algunos milisegundos después de la detonación, en torno a un 50% aproximadamente del total de energía liberada por la fisión nuclearfusión nuclear, se deposita por radiación electromagnética en la masa de aire, volviéndose incandescente, con un color rojizo debido al óxido nitroso, la famosa bola de fuego. Dicha bola adquiere una altísima temperatura de una forma vertiginosa, alcanza temperaturas de 300 millones de ºC, varias veces superior al de la superficie del Sol, así como una luminosidad equivalente.

La rápida expansión de la bola de fuego genera una onda de choque como cualquier explosión, pero de una potencia muy superior, ya que puede aplastar o barrer edificios dañándolos muy seriamente o destruyéndolos por completo. Una bomba de 20 megatones no dejaría en un radio de 20 km más que escombros, sólo se salvarían las cimentaciones y construcciones enterradas.

Por su baja densidad, al estar a una elevadísima temperatura, la bola asciende arrastrando una columna de polvo y materiales vaporizados altamente radioactivos mientras se va mezclando turbulentamente con el aire circundante. Al llegar a la tropopausa (límite entre la troposfera y la estratosfera) se ensancha formando el característico hongo, que luego deja su siembra radiactiva al precipitar en forma de finas cenizas en los territorios a sotavento de la explosión.

El pulso electromagnético debido a intensa actividad de los rayos gamma genera mediante inducción una corriente de alto voltaje sobre antenas, vías férreas, tuberías, etc., que destruye todas las instalaciones eléctricas de una amplia zona si la explosión se efectúa a gran altura. Una detonación de 20 megatones a 200 km sobre el centro de Estados Unidos destruiría todos los circuitos eléctricos integrados de ésta y parte de México y Canadá.

Tomado de :   http://www.cienciapopular.com/n/Tecnologia/La_Bomba_Atomica/La_Bomba_Atomica.php

Ciencia para la guerra, guerra para la ciencia.

La nanotecnología va a revolucionar el siglo XXI y toda la medicina y bioquímica tal como la conocemos. Pero… cuando dejarán las guerras de ser el motor del avance tecnológico?. Algo está claro, es todo una cuestión de $$$$. Como mencionaba en el post sobre la trata de personas “La trata de personas es el tercer negocio más rentable del planeta, detrás del tráfico de drogas y la venta de armas.”. Las armas y las guerras son una fuente de recursos enorme, y esos recursos se vuelcan en investigación en todos los campos. Los resultados primero se aplican a la maquinaria bélica, y luego pasan al uso civil. Y así es que hoy tenemos computadoras, comida en latas, pantallas planas, comunicaciones satelitales, y un larguísimo etcetera. Ahora la nanotecnología surge como la niña mimada, y en un artículo que leo recien dice (en inglés)

Robert Freitas se encuentra desarrollando células rojas artificiales capaces de entregar 236 veces más oxígeno a los tejidos que las células rojas naturales. Freitas predice que su dispositivo será usado para el tratamiento de la anemia y los desórdenes pulmonares, pero también mejorarán la performance en el deporte y la guerra.

En el deporte y la guerra! realmente estoy cansado de escuchar y leer qué bien que le hará a la guerra tal o cual tecnología o aparato. O qué fantástica será su utilización en las guerras del futuro…

Ciencia para la guerra… guerra para la ciencia… ¿cuándo se cortará ese círculo vicioso? el día que todos nos cansemos de esto y no permitamos más que esta maquinaria funcione. Tomemos consciencia. Las guerras existen porque dejamos que existan, y no por otra razón. Las guerras son movidas por la política, la macro economía que soporta y promueve guerras es movida por las políticas de estado y las multinacionales, a las multinacionales y los estados los sostenemos todos nosotros… no es alreves… todos nosotros estamos arriba aunque nos han hecho creer lo contrario… y tenemos poder para cambiar lo que queramos, pero falta avanzar en el sentido de fuerza de la unión y en el sentido de que no puede haber progreso humano si no es de todos y para todos.

Si tomás consciencia y querés hacer algo, escribime ya que que estoy trabajando con la organización Mundo sin Guerras y sin Violencia.

Tomado de :http://drault.com/2006/12/29/nanotecnologia-para-la-guerra-y-la-salud/

TECNOLOGÍA DE LA CATAPULTA.

Catapulta

Los especialistas griegos de Siracusa, en la costa oriental de Sicilia, idearon la Catapulta (del griego que significa arrojas abajo, llamada balista por los romanos). En sus primeras formas, se asemejaba a un arco gigantesco e inmóvil, que precisaba de muchos hombres para tensarlo. Cuando se lo soltaba estrellaba contra la muralla de una, ciudad no una flecha, sino una gran piedra, o bien se proyectaba sobre las murallas de manera que cayese dentro de ciudad.

LA TECNOLOGÍA DE LA GUERRA.

Los avances de la ciencia y tecnología – automatizacióncibernética, robotización, ingeniería genéticabiotecnología, informatización ytelecomunicaciones – no han sido utilizados para que los seres humanos se liberen de la opresión y de la dependencia, sino que por el contrario han ayudado a concentrar aún más el poder en unas pocas manos, mientras la gran mayoría de la humanidad queda relegada a una condición de impotencia.

La teoría de la Guerra de Cuarta Generación, convierte el planeta Tierra en centro de experimentación y a todos sus habitantes en “esclavos” de un selecto poder imperial, la ficción de HG Wells se vuelve realidad.

Algunos expedientes desclasificados en Estados Unidos, así como la acción de la prensa sensacionalista y de personas conscientes de los peligros, ponen de manifiesto la falta de escrúpulos impresa en las líneas de investigación para lograr el dominio del mundo y que debería avergonzar a la humanidad y lo mas importante unirlos en una lucha frontal contra la globalización neoliberal y el hegemonismo imperial.

La tarea de la Universidad de las Ciencias Informáticas, de formar ingenieros revolucionarios, conscientes de los problemas sociales del mundo y de su papel como futuros profesionales, obliga a estudiar estas aberrantes tendencias y a los profesores de todas las materias, a utilizar las clasespara denunciarlas con enfoques profundos y racionales demostrando la vinculación inseparable de ciencia, tecnología y sociedad.

Este trabajo se propone analizar las principales aplicaciones de la ciencia y la tecnología para la “Guerra de Cuarta Generación”, el impacto de la guerra para la sociedad, así como realizar una propuesta de cómo introducir el enfoque CTS en las clases de Preparación para la Defensa

Tomado de :http://www.monografias.com/trabajos60/guerra-ciencia-tecnologia/guerra-ciencia-tecnologia.shtml

LA GUERRA ENTRE LOS GRIEGOS.

Los historiadores no se ponen de acuerdo sobre si la guerra comenzó con el nacimiento del Estado, cuando los recursos humanos y económicos se pusieron bajo el mando de una autoridad central, o si las escaramuzas y exterminios entre los clanes prehistóricos podrían considerarse conflictos bélicos. En todo caso, el desarrollo del modo de guerrear ha corrido parejo con su denominación. Vamos a empezar hablando de la etimología de la guerra entre los griegos.

En la “Iliada” queda bien claro cómo peleaban los antiguos griegos, de manera semejante a las naciones contemporáneas (es decir, que comparten el mismo tiempo, la misma época, pero no la época nuestra, sino la de aquellos de quienes estamos hablando). La pelea era una completa marabunta de hombres que no seguían ningún orden ni plan establecido, sino que atacaban al primer enemigo que veían delante, y si sobrevivían pasaban al siguiente y así hasta el final. Así que la lucha era una pale, una pelea, una agitación, una confusión de movimientos apresurados, porque había que ser más rápido y diestro que tu rival para lanzarse como un demonio sobre él y lograr abatirlo a base de golpes alocados de brazo. El cuerpo del luchador estaba poseído por un furor animal cercano a la epilepsia, temblaba de ganas de matar mientras su corazónpalpitaba (es decir, se agitaba, vibraba, se movía desaforadamente) con todas sus fuerzas. No había tiempo de pensar en nada, sólo de mover los brazos y procurarpalpar (batir, agitar > tocar) carne enemiga a la que acuchillar. Todo sucedía tan rápido como un parpadeo (< palpebra < palpare, “batir suavemente”).

Esta forma de pelear que más bien se parecía a un combate de wrestling o lucha libre exigía un fuerte entrenamiento, que solía tener lugar en recintos acotados, y más tarde cubiertos, denominados palestras. Pero con el tiempo quedó obsoleta, puesto que la victoria dependía en exceso de la suerte de contar con hombres más fuertes, enrabietados y numerosos que tu enemigo. La guerra empezó a considerarse un arte, una ciencia, y la pale, la pelea, se convirtió en polemos, el combate. No está claro el origen de este nombre: para unos sería la evolución de pale, mientras que otros lo relacionan con polis, “ciudad”, dando a entender que la guerra era la principal actividad de las ciudades-estado griegas, o que el asedio de las ciudades se convirtió en el centro de la actividad bélica, en vez de la pelea en cambio abierto. Homero usa la variante ptolemos, de donde Ptolomeo, “guerrero”, y Neoptólemo, “guerrero nuevo, guerrero joven”, el hijo de Aquiles y matador de Príamo, el mítico rey de Troya. Y ya sabrán ustedes que de polemos deriva la palabra polémica, es decir, el combate dialéctico, la discusión encendida con un punto de hostilidad. Y el aficionado a las polémicas es el polemista, que literalmente significa “combatiente, guerrero”, el que busca la gresca y la pelea verbal.

Al convertirse las ciudades-estado griegas en repúblicas, se produjo una división de las tareas militares, y por tanto de las palabras. Polemos pasó a significar “guerra”, en el sentido de campaña militar organizada de una ciudad contra otra. El magistrado que la dirigía, el Ministro de Guerra (o de su eufemismo Defensa) que diríamos ahora, era elpolemarca, “jefe de la guerra”, que después quedó degradado al rango de oficial superior. La parte principal de los combates seguía desarrollándose a campo abierto, en las llanuras (en griego, stratos, “estrato, planicie), y el que dirigía esa fase era elestratego < stratou egetes, “jefe de campo > jefe del ejército, general”. A fin de lograr la victoria ya no le valía la pelea desorganizada, la makhe (> maquia, como en “tauromaquia”), como se denominaba ahora, sino que precisaba de un plan muy preciso: la estrategia.

Sin embargo, no pasó mucho tiempo hasta que la estrategia, el plan de batalla, fue adquiriendo características mucho más complejas que el mero movimiento de tropas en un lugar determinado. Pasó a significar el plan entero de la guerra, el traslado de todas las tropas de un escenario a otro, simultáneamente o mediante fases sucesivas. Así que cada batalla se confió a la táctica, del griego takhtiké [tekhné], es decir, la técnica, el arte de ordenar, de distribuir las tropas. Takhtike deriva del verbo tasso < tagjo, que significa “ordenar, clasificar”, y del cual provienen también palabras comotaxis < tagsis, “rango, clase, ordenación” (taxonomía, “ciencia de la clasificación”, o taxidermia, “piel ordenada, arreglada”); sintaxis, “ordenación simultánea”, es decir, “coordinación”; o sintagma, que es el resultado de la coordinación de elementos, y que los griegos modernos traducen por construcción, o mejor dicho, Constitución.

Ahora la técnica bélica, la táctica, había cambiado: en vez de la masa desorganizada de hombres, que se lanzaba como fieras contra el enemigo a los que abatían a base de agitar los brazos, cada uno de ellos estaba fortificado con un equipo pesado de armas y defensas, denominado hoplon (“objeto que acompaña, que sigue al soldado”, es decir, sus bártulos), dentro del cual destacaba un gran escudo redondo que ha pasado a usurpar el nombre de hoplon. Si quieren ver un museo de armas antiguas vayan a unahoploteca, donde seguramente tendrán reproducciones de esta clase de soldados, loshoplitas. Un hoplita era como un puercoespín, protegido por su escudo y su coraza; en contraprestación, era lento como un caracol, sus brazos apenas podían hacer otra cosa que sostener una lanza de varios metros, y cualquier ataque por el flanco o la retaguardia lo despedazaría al instante. Así que el nuevo modo de luchar era agrupar a los hoplitas en varias hileras compactas, arrimados hombro con hombro, de tal forma que nadie podría rodearles mientras avanzaban lenta pero implacablemente hacia el enemigo. Esta formación se denominó falange, que propiamente significa “rama alargada y estrecha”, y de ahí pasó a significar “hueso” (como los de los dedos) o “línea, hilera”. No, la falange no fue un invento de Alejandro Magno de Macedonia: lo único que hizo él fue aumentar las hileras y la longitud de las lanzas. Ni, por supuesto, fue una invención del amigo José Antonio.

CLEARCO

Ya sabemos lo que es un hoplita griego,  la falange y los motivos y características por los que estos guerreros fueron los más mortíferos y temidos del mundo antiguo (especialmente la falange espartana). Hare una pausa aquí para dar un pequeño dato sobre las aventuras de Clearco, un general espartano.

Hojeando libros de las guerras de Grecia y de Persia encontré repetidas veces el nombre de un guerrero que fue quizás el mejor general espartano que haya existido, pero a la vez el más odiado por sus contemporáneos por su actitud.

En el año 400 a.C. tras una larga guerra, Atenas ha sido vencida por Esparta, sus naves destruidas y su ejército desmembrado. Sin embargo, miles de soldados veteranos están dispuestos a seguir luchando, y se forma un ejército de mercenarios que acude a la llamada de Ciro, hermano del rey persa, que pretende hacerse con el trono.

Temistógenes de Siracusa es el autor de la Anábasis, que es una obra que narra las aventuras de Jenofonte; un joven ateniense. Discípulo de Sócrates y guerrero, decide unirse al ejercito junto a su fiel esclavo Teo (se cree es el mismo Temistógenes) con el objetivo de alcanzar la gloria…… el destino lleva a Jenofonte a capitanear a estos valientes veteranos en su regreso a Grecia (alrededor de diez mil almas), desafiando al enemigo, a las tribus hostiles, el desierto y el hambre.

Después de esta pequeña introducción al contexto que desarrollaremos, daré el semblante de Clearco; el guerrero espartano que más me ha impactado:

Relativamente hay muy pocos datos sobre el pero tratare de hacer lo mejor que pueda.

Ciro contrata a Clearco y a sus “discípulos” por sus afamadas estrategias e ímpetu en la lucha, era como su arma secreta, el núcleo del ejército de Ciro. El consejo de Esparta lo había condenado a muerte, pero Ciro lo rehabilito.

Las textos que encontré coinciden en que Clearco era un general espartano admirado por su genio y pericia militar, físicamente era un gigante, siempre de pésimo humor, se pasaba el día vigilando a todo el mundo, y disfrutaba implantando castigos ridículos por faltas de disciplina,

Tenía un aspecto horrible y olía aun peor. Según los relatos de los libros, comía ajos como si fueran uvas, siempre tenía las bolsas repletas de ajos. Decía que le mantenían despajada la cabeza y mantenía a raya a las infecciones y la peste. Antes de una batalla, se pasaba medio día transándose y aceitándose el cabello, que le llagaba hasta la mitad de la espalda.

Clearco iba de guerra en guerra desde hacia treinta años, no podía vivir sin combatir, su hombres le tenían miedo; pero lo seguían ciegamente y eran capaces de dar la vida para defenderlo de los comentarios de extraños, los obligaba a dormir a la intemperie incluso con el peor de los climas, se alimentaban de pan rancio y del repugnante “caldo negro” de los espartanos y no prestaban la menor atención a sus esposas, mujeres o prostitutas del campamento en que estuviesen.

Ciro le dio diez mil daricos para que organizase un ejército de mercenarios, cuando se corrió la voz de que pagaba mejor a soldados veteranos, le comenzaron a llegar hordas de reclutas de todos los rincones del mundo griego; todos los veteranos desterrados, desilusionados, deshonrados o resentidos que deseaban empezar de nuevo se presentaron ante Clearco. Este acogió a los mejores, les pago por adelantado y los adiestro.

A pesar de estar desterrados de Esparta, Clearco implanto la usanza de los soldados espartanos; llevaban casco de bronce. Con penacho de crin de caballo y capa roja, los armó con las temibles espadas cortas de los espartanos, los escudos y corazas de bronce de los espartanos y trajo instructores de Esparta para que los adiestrara en campaña.

Según el relato de la Anábasis Clearco era tan temible y peculiar como advertían otros textos o peor. Su cara era tan fea y estaba tan picada por causa de la viruela, además tenía una horripilante y tortuosa cicatriz debajo de la sien que se rascaba a todas horas, inflamándosela de continuo, quizá intencionalmente con el fin de impresionar. Su barba estaba tan desgreñada y llena de piojos que resultaba repulsiva, incluso para los mismos espartanos, y nunca sonreía o hablaba, salvo para insultar a sus hombres.

Sus hombres obedecían las señas e instrucciones de Clearco tan coordinadamente como si fueran una sola maquina, una máquina de guerra creada por un dios decidido.

Clearco muere en la batalla de Cunaxa a causa de una mala táctica de batalla orquestada por el mismo Ciro. Unos textos dicen que Clearco murió a manos de más de dos cientos inmortales (elite del ejército persa), y dos más coinciden en que fue capturado y fue arrastrado por los caballos.

COMIENZO DE LA TECNOLOGIA BÉLICA EN LA ANTIGÜEDAD.

La guerra ha servido de acicate a la tecnología desde antes de que existiera la lanza. Los ingenieros militares asirios, los inventores macedónicos de armamento y los constructores romanos de fortificaciones fueron los técnicos de sus épocas respectivas.

Es difícil imaginar a alguien inventándose una sustancia tan horrible como el fuego griego, líquido altamente combustible que se anticipó por mucho tiempo al napalm del siglo veinte, excepto como arma. Las necesidades de armeros y fabricantes de armas impulsaron el trabajo de los metales. Sin embargo, las invenciones fomentaron la guerra.

Hace más de un milenio, la pólvora y el estribo, excelentes innovaciones procedentes de Asia, produjeron muchos ajustes en la conducción de la guerra, y cambios en la percepción de la gente acerca de la lucha.

La pólvora: Los chinos produjeron la primera muestra en el siglo noveno d.C., pero no intentaron hacer explotar a alguien con ella hasta poco después.

El estribo: Menos fulgurante que el anterior pero en extremo práctico, el adminículo para poner el pie, subir al animal y cabalgar formaba ya parte de la dotación del soldado chino en el siglo cuarto d.C.

Los árabes también empleaban estribos en sus caballos, que eran animales rápidos y relativamente pequeños. Además de ser excelentes jinetes, la fuerza de su entusiasmo espiritual les ayudó a propagarse hacia el oriente, a través de Oriente Medio hasta la India, y hacia el occidente, hasta el norte de Africa y España No obstante, Constantinopla resistió el ataque de los árabes. La capital bizantina (la actual Estambul, en Turquía) gozaba de una envidiable posición estratégica, por su ubicación en un promontorio que se proyecta sobre el mar. Incapaces de tomar la ciudad por tierra mediante la caballería, los árabes intentaron usar los barcos en el siglo octavo, estableciendo un bloqueo naval, que hubiera tenido éxito de no ser por el fuego griego.

El fuego griego, secreto militar, era probablemente nafta, obtenida por la refinación de aceite de carbón situado en depósitos subterráneos, que se filtraba a la superficie. Dondequiera que estuviera, se prendía al impacto; además flotaba.

Los bizantinos lanzaron con catapultas vasijas de arcilla llenas de fuego griego sobre los puentes de las naves enemigas, incendiándolas. Aun si la vasija fallaba el blanco, su contenido se quemaba en el agua. A veces los bizantinos usaban bombas manuales para arrojarlo. Después de perder demasiados barcos, los árabes levantaron el bloqueo.

Tomado de:

http://www.portalplanetasedna.com.ar/tecno_guerra00.htm